Cómo sobrevivir sin bolsas de plástico

https://www.anothermag.com/design-living/8100/how-to-become-an-anotherlover

A partir del pasado 1 de enero las bolsas de plástico de un solo uso han sido prohibidas dentro de la Ciudad de México, una gran noticia que ha causado distintas respuestas en las personas. Algunas personas se han quejado de que no tienen como transportar las cosas del supermercado, ya que olvidan llevar bolsas reutilizables. Otras dicen que pronto prohibiran las bolsas grandes para los botes de basura y que tendrán que buscar alternativas, sin embargo, la mejor alternativa que tenemos para esto es usar nuestra imaginación y verle el lado positivo.

Todos estamos acostumbrados a los plásticos, desde una coca cola de 600ml hasta una bolsa de plástico para transportar todo tipo de cosas. Nuestros abuelos siempre nos han dicho que antes el plástico no se utilizaba, todo venía en vidrio, cartón, periódico… Y ahora son a los que más les cuesta regresar a eso. Claro, vivimos muy cómdamente con los envases de plástico y las bolsas, pero también vivimos en casas llenas de basura, con calles inundadas porque esas bolsas terminan tapando las coladeras. Basicamente hay basura en todos lados, la respiramos, la ingerimos… Nos hemos convertido en personas como las de Wall-E ¿recuerdan? Personas obesas que no pueden ni caminar de lo cómodas que están, personas que no piensan en lo que hay detrás de todo eso y si seguimos por ese camino muy pronto terminaremos con todo lo que la vida y la naturaleza han creado.


1. ¡Hola periódico!:

Antes nos daban bolsas hechas de periódico, como un sobre. Y los famosos cucuruchos que han regresado para quedarse. Podemos empezar a utilizar este papel para todo, desde envolver regalos (lo cual es algo muy práctico) hasta crear bolsas para nuestros cestos de basura, como lo hacían antes. Si lo vemos de una manera positiva, este papel es muy barato y ecológico, aunque no lo crean. La mayoría de nosotros lo leemos, ya sea en la calle, en el transporte, en nuestras casas y hasta en algunos restaurantes lo tienen. Podemos empezar por agarrar el gusto de leerlo y ya que terminemos, creamos bolsas para los cestos. Existen muchos tutoriales en internet para lograrlo, ya que si no sabemos hacerlo la basura puede derramarse. Lo mismo pasa si tenemos un negocio, podemos empezar a hacer bolsas para entregar los productos y de esta manera, podemos reciclar el papel y tenemos una buena alternativa para olvidarlos de las bolsas de plástico.

2. Bolsas de tela:

Si somos el tipo de personas que no recuerdan que ya no nos darán bolsas, podemos optar por esconder unas bolsas de tela en la cajuela de nuestro coche, o de nuestros padres, en nuestra mochila o bolsa de mano por si necesitamos comprar algo, tengamos como transportarlo sin frustranos de que “ya no dan bolsas, ¡¿ahora que voy a hacer?!”. De esta manera siempre estamos preparados y poco a poco nos acostumbraremos a la idea de llevarlas a todos lados sin molestarnos ni entrar en conflicto por olvidarlas. Lo mismo si tenemos un negocio, podemos crear bolsas de tela con nuestro logotipo o distintas ilustraciones y ponerlas en venta, así generaremos que las personas recuerden traer sus bolsas para hacer sus compras y podemos tener un ingreso extra. También podemos hacer nuestras propias bolsas con restos de tela o ropa que ya no utilicemos, hasta con sábanas. Todo depende de que tan comprometidos con el medio ambiente estemos y que tanto tiempo tengamos para hacerlas.

3. Cajas de cartón:

Las cajas de cartón funcionan para transportar todo tipo de cosas, desde botellas de vidrio hasta verduras. Y lo mejor de todo es que podemos darle una segunda vida, por lo que también funcionan para la basura. Sí, para la basura que desechamos cada día en nuestras casas, oficinas, trabajos, etc. Podemos utilizar las cajas de cartón para transportar las compras del supermercado en caso de que no tengamos bolsas reutilizables, algo así como cuando vas a Costco o Sams que te dan una cajita para que guardes tus compras y las lleves hasta tu casa. Lo mismo con la basura, podemos utilizarlas para todo tipo de desechos, sobretodo si en nuestra colonia separan la basura en el camión. Lo único que tenemos que hacer es voltear la caja de cartón en donde corresponde y tendremos de nuevo una caja para volver a llenarla. Esta alternativa es muy buena si no queremos estar doblando las hojas del periódico o no queremos lavar los cestos de basura cada que los vaciamos.

4. Bolsas de silicón:

Todos hemos utilizado las bolsas de Ziploc, pero casi nadie las reutiliza, ya sea por flojera de lavarlas, asco, entre otros. Pero ya tenemos una alternativa para esto, las bolsas de silicón reutilizables. Estas bolsas podemos encontrarlas en plataformas como Amazon o MercadoLibre, en tiendas como Liverpool o en algunos supermercados. Su costo es algo excesivo, pero si nos ponemos a pensar en cuanto gastamos anualmente en comprar bolsas desechables, las bolsas de silicón no son tan caras, sobretodo porque estas podemos reutilizarlas cuantas veces queramos a comparación de las de plástico que al final terminan rompiéndose. Además, estas bolsas podemos utilizarlas tanto con productos calientes como fríos, podemos meterlas al congelador y algunas podemos lavarlas en el lavaplatos.

5. Bolsas de papel:

En las panaderías las utilizan, en las farmacias y hasta en tiendas de ropa como Zara. Las bolsas de papel son una gran alternativa para transportar cosas y hasta para la basura. Estas bolsas son magníficas, ya que podemos reutilizarlas, soportan peso (tampoco para echar 20 kilos), podemos reciclarlas y nos sirven hasta para la composta de nuestro jardín. También son económicas y podemos encontrarlas de todos los tamaños, desde pequeñas para un regalito hasta grandes para meter una caja de zapatos. Estas bolsas las utilizan en grandes y pequeñas empresas para entregar sus productos, y nosotros podemos aprovecharlas para utilizarlas en casa.

6. Cristal:

Si no sabemos comprar a granel, es momento de hacerlo y la mejor manera de que nuestros productos permanezcan en buen estado y podamos transportarlos cómodamente, son los frascos de cristal. Estos pequeños recipientes que hace años utilizaban para absolutamente todo, sí, todo. Los utilizaban para cremas, lácteos, refrescos, medicinas, entre otros. El cristal es un material que se puede reciclar y reutilizar muy fácilmente, al menos más fácil que los plásticos. Los frascos pueden ser utilizados para todo tipo de cosas, desde macetas hasta vasos para tomar agua, transportar nuestras comidas, y hasta conservar semillas o legumbres, todo depende de nosotros.


10 tips para tener un hogar ecológico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s